bosquemuseo

¿Cómo llevamos el museo al bosque o el bosque al museo? ¿De qué forma podría convivir lo museal en espacios botánicos? bosquemuseo surge de una toma de conciencia colectiva sobre la crisis socioambiental, donde la exploración de espacios que consideren la integración entre arte y botánica inspiren una reflexión crítica sobre las nociones de permanencia, pertenencia y convivencia entre humanos y el entorno que habitamos.

Este programa se instala como un espacio curatorial en el cual obras que se inspiran en la relación arte, ciencia y naturaleza, se integran en un espacio común, fijando y relatando de esta forma los paradigmas que han surgido de la aceleración de los procesos culturales provocados por la revolución digital.

Mediante un proceso de gestión e incorporación de obras e iniciativas de mediación y formación, bosquemuseo se convierte en un aporte a la constitución de un espacio que responde a las complejidades culturales de nuestros tiempos. Es por eso que se configura como una iniciativa abierta que puede ser desarrollada libremente por personas e instituciones, conformando una red interconectada de bosquesmuseos en constante diálogo, donde se potencien nociones como cultura libre, bien común y dominio público.

Para ser parte de la red de bosquesmuseos, debes comprometer su desarrollo a largo plazo, con financiamientos para su gestión que no provengan de personas o empresas que dañen el medio ambiente, y dedicar tiempo e inspiración para nutrir los diversos aspectos que conforman su estructura: arte y naturaleza integrados para el bien común.

¿Te gustaría participar y/o apoyarnos en este programa? Escríbenos a bosquemuseo@cchv.cl

Historia

En el contexto de la 14 Bienal de Artes Mediales de Santiago, realizamos en el hall del Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) una instalación museográfica con árboles y arbustos endémicos, recordando el diseño original del museo, donde diversas especies vegetales conforman su identidad como una extensión del Parque Forestal al interior de su infraestructura. La ornamentación de fierro del museo, en dinteles y puertas como gesto de imitación de la naturaleza, así como la representación de obras pictóricas que representan el paisaje, la naturaleza muerta, animales y otros seres vivos, nos llevó a pensar en el gesto inverso: llevar el arte al espacio propio del bosque, museologizar espacios silvestres, mirar por el revés de la trama, donde es el espacio del bosque el que hoy acoge un tipo de arte que no representa la naturaleza, sino que se funde en ella, al punto de su disolución y simbiosis.

Esta exposición en el MNBA se tituló El tercer paisaje y se inspiraba en las ideas del filósofo y jardinero francés Gilles Clement, que propone volcar la mirada a aquel paisaje que aparece en las cunetas de las carreteras, en los lugares residuales de las ciudades, en los espacios de transición entre la ciudad y el campo que no han sido controlados por la acción deliberada del hombre, donde aflora un sistema biológico verdaderamente libre.

La inauguración de la muestra tuvo lugar el 17 de octubre de 2019, pero al día siguiente se produjo el estallido social en Chile y el museo cerró. Los árboles quedaron como testigos de la exposición y, sin quererlo, fueron los que impulsaron la idea de conformar un Bosquemuseo. El espacio elegido para comenzar con este proyecto fue un pequeño sitio quemado en el Cerro Calán de Santiago, donde migración, regeneración y memoria, se fundieron para dar pie a esta iniciativa.

bosquemuseo Calán

El Cerro Calán, ubicado en los faldeos de la cordillera de los Andes en la comuna de Las Condes, se puede entender como parte de un archipiélago de cerros isla en Santiago que, junto con el sistema de aguas, parques y plazas, podrían aportar a la creación de una matriz ecológica que se extienda más allá de los límites urbanos.

En su cima se encuentra el Departamento de Astronomía de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile (FCFM), y el Observatorio Astronómico Nacional (OAN), que se caracteriza por las tres cúpulas diseñadas entre 1956 y 1962 por los arquitectos Isidoro Latt Arcavi y Enrique Marchetti Rolle.

Uno de los servicios más importantes que provee este cerro es la contención de un espacio en el que distintas especies de plantas y animales nativos pueden habitar. No obstante, debido a las históricas perturbaciones a las que se ha visto enfrentado el terreno -degradación del suelo y flora original, escasez hídrica prolongada, incendios y uso inadecuado de sus áreas-, en la actualidad el Cerro Calán no se encuentra en un estado medioambiental óptimo.

bosquemuseo Calán propone la regeneración de los alrededores del Observatorio Astronómico Nacional, así como también la integración de un programa orientado tanto al público general como especializado, que entregue un espacio de encuentro táctico donde converjan arte, astronomía, naturaleza y botánica. 

¿Te gustaría participar y/o apoyarnos en este programa? Escríbenos a bosquemuseo@cchv.cl